VIAS, FERROCARRILES y TELEFERICOS

domingo, 13 de marzo de 2011

El tren, vieja solución para un lío reciente

“El tranvía iba de la plaza principal hasta Cala Cala y pasaba por Queru Queru. Antes era eléctrico, tenía un motor que funcionaba con carbón de piedra y también con el alambre eléctrico. Tenía una extensión que iba desde Cochabamba hasta Cala Cala. Desde el motor salía un triángulo que tocaba con el alambre e iba rozando y chispeando, tocando en el aire”, así recuerda Elcira Arteaga García, a los 103 años, a ese medio de trasporte.

Y es que después de más de un mes de conflictos generados por los transportistas por incrementar el precio de los pasajes, una gran parte de los habitantes empezó a mirar el tranvía del pasado como una solución para la movilización masiva que, además de ser barato, no perjudica el desarrollo de la sociedad.

“4.990.000 bolivianos costará el estudio de factibilidad que se mandará a elaborar para la rehabilitación y construcción de vías férreas que vinculen a las provincias del departamento. En una primera instancia para integrar oriente y occidente del país y posteriormente establecer una conexión bioceánica entre el Atlántico y el Pacífico”, informó esta semana el gobernador Edmundo Novillo, quien además explicó que estos estudios ya fueron licitados y sus resultados deberán ser entregados a la Gobernación hasta el 29 de abril.

Este tren partirá de Sipe Sipe, pasará por Vinto, Cochabamba y Sacaba, y llegará hasta Chiñata. El proyecto definirá el tipo de ferrobús que se requerirá, además de establecer una nueva terminal ferroviaria –porque la actual se encuentra en el centro comercial de la ciudad, donde existe mucho tráfico vehicular– y con probabilidad será ubicada más al sur de la urbe cochabambina. También determinará el costo que significará la rehabilitación y la construcción de este ferrocarril.

“El tren del valle fue una iniciativa de la Empresa de Luz y Fuerza, que trajo este medio de transporte masivo junto con la electricidad. Empezó a funcionar entre 1912 o 1913”, dijo el investigador Humberto Solares, quien además explicó que “fue hecho en función de las ferias, no era precisamente un transporte de pasajeros, era más bien un medio de transporte de comerciantes y de carga”.

Solares explicó que en esa época partía de Vinto, recorría Quillacollo y Cercado, y se prolongaba hacia Tarata, Punata y Arani. Éste dejó de funcionar en 1948 por el desgaste de la máquina y porque ya no podía competir con los precios baratos de los camiones.

Piden rehabilitación completa

El exejecutivo de los fabriles de Cochabamba Oscar Olivera apoya la rehabilitación del tren desde Sipe Sipe hasta Chiñata, pero con la aclaración de que este tramo será sólo una primera fase para alivianar el flujo de usuarios de la zona de Quillacollo y Cercado.


Olivera va más allá y plantea que una segunda fase sea la reposición del ferrocarril en toda su extensión, lo que significa que debería conectar a estas regiones con el valle alto, como ocurría durante los primeros 50 años del siglo XX.


Olivera explicó que para descongestionar el flujo de pasajeros en el tramo Vinto-Cercado, es necesario que el tren funcione en las horas “pico”, lo que significa que parta de Quillacollo a las 06:30 y retorne a las 18:30.


Además recomienda que se haga un estudio del flujo de usuarios para establecer las paradas en el trayecto y que los pasajes sean muy económicos, para viajar de manera rápida, segura y directa a las zonas urbanas desde las áreas rurales.


El exdirigente explicó además que ésta es una gran idea porque le devolverá la vida a los pueblos por los que atravesará y también se tendrá un medio de transporte más sustentable para el medio ambiente.



Tres líneas de ferrobuses

Primera: desde Chiñata hasta Sipe Sipe (Sacaba, Villazón, Muyurina, Aniceto Arce, Heroínas, Blanco Galindo, Quillacollo, Vinto, Sipe Sipe) y viceversa.


Segunda: desde Sipe Sipe hasta la zona sud (Quillacollo, Blanco Galindo, Heroínas, Ayacucho, 6 de Agosto, Barrientos, zona sud (km 10) y viceversa.


Tercera: desde Chiñata hasta la zona sud (Sacaba, Villazón, Muyurina, Aniceto Arce, Heroínas, Belzu, Circuito Bolivia, 6 de Agosto, República, av. Petrolera, zona sud) y viceversa.


Trenes y ferrobuses

TranvÍa urbano

El libro “Cochabamba, memoria fotográfica 1908-1928”, que recopila las imágenes del artista Rodolfo Torrico Zamudio tomadas durante los primeros años del siglo XX en la antigua ciudad de Cochabamba,

describe esta foto de la siguiente manera: “Conductor y ayudante posan en flamante coche, ante la llamativa y flamante construcción en una plaza vacía y solitaria”. Esta foto habría sido tomada el año 1925.



Tren en campo abierto

“El tren del valle tiene relación con la economía de la chicha, que prestaba un servicio para el mercado interno regional”, explicó el investigador Humberto Solares.

El libro con las fotos de Torrico Zamudio describe esta imagen así: “Los atiborrados coches del tren en pleno recorrido diario nunca pasaron inadvertidos”, pues como queda constatado en esta histórica fotografía, toda la gente miraba el suceso en 1918.



Tren a Cala Cala

Según recuerdan el investigador Humberto Solares y la centenaria Elcira Arteaga, el tranvía urbano sólo hacía el recorrido urbano de la pequeña ciudad de Cochabamba pues iba de la plaza principal a Cala Cala.

En el libro del principal fotógrafo histórico de nuestra ciudad se describe la imagen de la siguiente manera: “Desafiando las furias de la crecida del río, el convoy confiado cumple el recorrido de la Plaza a Cala Cala”. La foto sería de 1918.



Tren a Quillacollo

El investigador Humberto Solares explicó que el ferrocarril hacía el recorrido interdepartamental de Cochabamba a Oruro y La Paz y empezó a funcionar en 1917, mucho después del tren del valle, que hacía un recorrido interno.

El libro de Torrico Zamudio describe esta imagen así: “Las lavanderas de ropa observan distantes y sobrecogidas el convoy del tren que atravesando el río Rocha marcha a Quillacollo”.

viernes, 11 de marzo de 2011

Gobernador anuncia estudio para reactivar el ferrocarril

El Gobierno Nacional y la Gobernación de Cochabamba quieren reactivar el funcionamiento del ferrocarril. Para ello anunciaron que licitarán estudios a diseño final para el tramo Sipe Sipe, Vinto, Cochabamba, Sacaba y la ruta Cochabamba, Tarata, Cliza, Punata y Arani.

El costo de los estudios será de 4 millones 990 mil bolivianos. Así lo anunció el gobernador de Cochabamba Edmundo Novillo, a tiempo de informar que el Viceministerio de Transportes adjudicará el estudio a diseño final del tramo Sipe Sipe, Vinto, Cochabamba, Sacaba el 29 de abril, con una inversión de 3 millones 229 mil bolivianos.

A la Gobernación le corresponde licitar el estudio del tramo Cochabamba, Tarata, Cliza, Punata y Arani, pero esto se lo hará con el primer presupuesto reformulado, hasta el mes de septiembre. El estudio de esta propuesta, que ya tiene la aprobación de la mayoría de la Asamblea Departamental, tendrá un costo de un millón 700 mil bolivianos.

“El tramo que nosotros tenemos que hacer como Gobernación no existe, es decir que se tendría que construir todo”, dijo Novillo.

Indicó que en una segunda fase se tratará de reactivar la ruta Cliza, Sacabamba, Tin Tin, Mizque y Aiquile.

De acuerdo a la primera autoridad del departamento, estas rutas se convertirían en una alternativa para la gente que requiere transporte, pues podría atender al 75 por ciento de la población.

Hasta mediados de los años 90, Cochabamba contaba con ferrocarriles articulados con la red occidental.

La capitalización de la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE) se realizó durante el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997).

En los últimos años, las vías férreas han sufrido serios daños por los robos de los rieles en distintos sectores del departamento, donde se tendrá que hacer reposición para que vuelva a funcionar.

CORREDOR El Gobernador indicó que se está evaluando la opción de que el corredor bioceánico pase por Cochabamba. El ferrobus bioceánico partirá de Puerto Suárez hasta La Paz hacia uno de los puertos de Ilo, Arica o Antofagasta.

lunes, 7 de marzo de 2011

FO ampliará red ferroviaria para facilitar exportaciones

Ricardo Fernández Durán, gerente General de FO, explica que la expansión de la red ferroviaria permitirá comunicar a las principales zonas productivas de Santa Cruz con los mercados externos.

El proyecto Norte Integrado aportará con más de 120 km de vías, entre nuevas y reacondicionadas, a la integración entre la red oriental y la red andina. Entre sus características están la construcción de dos puentes de más de 300 metros sobre el río Piraí, una inversión cercana a los $us 70 millones y un tiempo estimado para su ejecución de tres años.

“Nuestra intención es conectar esta zona de gran potencial agrícola para que los productos puedan ser exportados ya sea por la hidrovía o por el sur, en la frontera con Argentina”, puntualiza el Gerente General de FO.


Fernández explica que “el proyecto del Norte Integrado da pie a un segundo proyecto que es el de llegar hasta Puerto Grether. Al hacer esto, se establece conexión con el transporte fluvial que existe en la región y que llega al norte, hasta el Beni y Pando. Esto nos permitiría, a partir de un transporte bimodal, poder dar salida a la exportación de la producción que tiene lugar en estos departamentos y en el norte cruceño”.

REDES. Este proyecto actualmente está en fase de estudio preliminar y desarrollo. Se trata también de la intención de llegar a unir las redes oriental y occidental.

Otro proyecto en marcha es Motacusito-Mutún-Puerto Busch. Está concebido como uno de los proyectos de mayor integración de Santa Cruz y Bolivia con los países de la hidrovía Paraguay-Paraná y el resto del mundo. La intención de FO es constituirse en la ejecutora de la expansión de la vía ferroviaria entre Motacusito y Puerto Busch agregando más de 130 km en vías nuevas. Esto permitirá operar con los estándares de transporte más elevados del país, tanto en capacidad de locomotoras y vagones, como en las condiciones de la vía férrea.

Este tramo se conectará a puertos bolivianos desarrollados tanto para la exportación de minerales como el resto de la oferta exportable del oriente boliviano.

Actualmente se está desarrollando un estudio preliminar para determinar las mejores condiciones de trazado y características de la vía en coordinación con la empresa encargada de la explotación minera. La inversión estimada bordea los $us 100 millones.


El cuarto proyecto busca la integración ferroviaria de la red oriental con la red del norte argentino. La intención es consolidar el corredor bioceánico ferroviario Este-Oste, desde los puertos del Atlántico hasta los del Pacífico. El proyecto consiste en plantear la rehabilitación de este tramo en el lado argentino y permitir el acceso de trenes bolivianos hasta los puertos de Rosario y Buenos Aires, logrando además conectarse con puertos chilenos sobre el Pacífico. Se estima una inversión de $us 40 millones.

El último proyecto se denomina Acceso a Campo Grande. La perspectiva de este proyecto es lograr el ingreso de locomotoras y vagones de carga bolivianos hasta la ciudad de Campo Grande, en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul. Para esto se ha trabajado sobre la base de tratados internacionales existentes de intercambio ferroviario. Se estima una inversión de $us 10 millones de dólares en equipamiento de locomotoras y vagones, indica Fernández.
Este año se fabricarán 35 vagones

n El gerente General de Ferroviaria Oriental SA (FO), Ricardo Fernández, destaca el emprendimiento pionero de fabricar en nuestro país vagones ferroviarios.

“En unas semanas más estarán saliendo a las líneas nuestros primeros 15 vagones fabricados en Bolivia de un total programado de 35 para esta gestión. Éstos han sido fabricados en Roboré y parte en Santa Cruz. Es la primera vez que algo así se da en nuestro país y eso nos hace sentir muy orgullosos de este logro”, afirma el ejecutivo.


La maestranza de Roboré es motivo de orgullo de los pobladores y afianza el arraigamiento de la empresa en esta población. Fernández continúa e indica que “la capacidad de producción de vagones actualmente es de 60 vagones al año, eventualmente podríamos incrementar la misma de acuerdo con las necesidades. Esto significa que de aquí en más no vamos a necesitar ni comprar ni alquilar vagones fuera de nuestras fronteras.

Son vagones de carga nuevos, de última tecnología y con una capacidad de 55 toneladas brutas”. Además de lo anterior, Fernández apunta que “este año estamos incorporando una nueva locomotora que nos llega en dos meses. Tiene una capacidad de 2.300 HP y es capaz de transportar 2.000 toneladas”.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Ferroviaria Andina repartirá utilidades

La empresa Ferroviaria Andina, una de las dos redes con que cuenta el país, distribuirá poco más de 14,15 millones de bolivianos de utilidades de la gestión 2010. La ganancia por acción es 10,70 bolivianos, así lo decidió la Junta General Ordinaria de la firma