VIAS, FERROCARRILES y TELEFERICOS

lunes, 30 de mayo de 2011

En 2010 Ferroviaria Oriental ganó Bs 13,8 millones menos

Las ganancias de la Ferroviaria Oriental disminuyeron el año pasado en 13,8 millones de bolivianos, respecto a 2009, debido a una reducción en el transporte de carga y personas provocada por una menor actividad económica en Santa Cruz.

Así lo revelan los estados financieros de la aún compañía capitalizada en 1995.

Los resultados muestran que la compañía obtuvo en 2010 una utilidad neta de 28,7 millones de bolivianos, ganancia inferior a los 42,5 millones de bolivianos que había registrado en 2009.

La ganancia operativa de la empresa, es decir los ingresos que obtuvo directamente por la prestación del servicio se redujo de 50,6 millones de bolivianos a 28,1 millones de bolivianos.

El departamento de prensa y comunicación de Ferroviaria Oriental informó que el año pasado hubo problemas de sequía en la región, dificultades para exportar y caída de la actividad económica.

Esto ocasionó una disminución de la producción agrícola, particularmente granos y, por lo tanto, que exista menor carga para transportar vía férrea a los mercados de exportación.

En 2010 la empresa transportó 1,2 millones de toneladas de carga, inferior en más de 10% a los 1,3 millones de toneladas registradas en 2009.

Del total transportado, el 51% corresponde a productos de exportación, el 38% a importación y el restante 11% a tráficos de carga regional.

El principal producto transportado es soya y derivados con el 50% del total; siguiendo en orden de importancia materiales de construcción e hidrocarburos, especialmente diésel de importación para YPFB.

El flujo de pasajeros también sufrió una disminución de 103.984 viajeros, debido en parte a que la carretera Santa Cruz- Puerto Suárez comenzó a dar paso a los vehículos y la gente dejó de viajar en tren para hacerlo en transporte carretero, informó la compañía ferroviaria.

El año pasado viajaron un total de 334.013 personas, inferior a los 437.997 pasajeros de 2009.

La actividad constructora también bajó por los problemas de desabastecimiento de cemento, lo cual influyó para que la empresa tenga menor carga de este material.

Sin embargo, Ferroviaria Oriental aguarda para este año una recuperación y tiene previsto transportar 1,3 millones de toneladas de carga, que representa entre un 10 a 12% adicional respecto al año anterior.

Todo dependerá de que no existan problemas climatológicos o políticos.

La empresa ha terminado de montar una fábrica de vagones para incrementar el volumen de carga que espera recibir éste y los próximos años porque una de las apuestas es transportar la producción de hierro del Mutún.

Según la Ferroviaria Oriental se trabaja en el diseño final del proyecto de rehabilitación de la línea productiva del Norte Integrado desde Montero hasta Ayacucho, y la construcción de una nueva vía desde la estación Azubicito hasta San Pedro, en la zona de Chané.

De esta manera se incorporarían más de 120 kilómetros a la actual malla ferroviaria.

Este tramo no fue concesionado a Ferroviaria Oriental y fue abandonado en 1990 luego que el fenómeno de El Niño de 1998 destruyera puentes y vía férrea en ese sector.

La empresa también trabaja en el proyecto a diseño final del ramal desde Motacucito-Mutún-Puerto Busch, para otorgar una alternativa segura y confiable de logística y transporte al proyecto de hierro del Mutún.

Como parte de las iniciativas de integración internacional de nuestra empresa, también se trabaja en buscar alternativas para que trenes bolivianos puedan operar tanto en el norte argentino como hasta la ciudad de Campo Grande, en el Estado de Mato Grosso, Brasil. (MB)

martes, 10 de mayo de 2011

Un tren se descarrila en India

Varios pasajeros permanecen junto a los vagones del tren Udyog Nagari Express que se descarrilaron en la estación de Sorai, ayer.


lunes, 9 de mayo de 2011

Autocarril "Alcapone" llama la atención de propios y extraños

El autocarril "Alcapone" que en otrora fuera de propiedad del barón del estaño, Simón Iturri Patiño, que se expone en el museo ferroviario de Machacamarca, al igual que las otras locomotoras que se exhiben en el lugar, llama la atención de propios y extraños, que se dan cita a este repositorio.

"Alcapone", que en 1940 era un automóvil Buick modelo 1938, llegó hasta Machacamarca, con la función especial de transportar a Simón Iturri Patiño, a través de la red que hizo construir él mismo hacia las localidades de Uncía, Llallagua y Huanuni.

Se lo conocía como "Alcapone", por la semejanza con los automóviles que usaba la mafia de Chicago, liderada por el dueño de ese nombre,que en esa época era bastante famoso; pero el vehículo fue adaptado para su desplazamiento sobre rieles, ya que por entonces no existían buenas carreteras, como explica el documento identificativo del autocarril.

Los datos de dicha reliquia son: Fabricante Buick, tipo Sedan, año de construcción 1938, procedencia alemana, fue puesto en servicio en 1940, su peso era de 3.69 toneladas, velocidad máxima de 80 kilómetros por hora y estaba hecho de acero con asientos de cuero.

Pero al igual que el autocarril "Alcapone", en el museo ferroviario de Machacamarca existen otras locomotoras como Luz Mila, Vulcan, autocarril Zorra, la locomotora a vapor Nº 12, locomotora Sulzer 20 y otros artículos que también son expuestos.

MUSEO

El museo ferroviario de Machacamarca depende del Gobierno Municipal del distrito, se logró su puesta en marcha en la gestión del prefecto Alberto Luis Aguilar y está abierto al público desde el 13 de julio de la gestión pasada.

El ingreso tiene un costo de 5.- bolivianos para las personas mayores y para menores cuesta Bs. 2.50, pero para delegaciones de estudiantes que realizan la visita, existe un descuento del cincuenta por ciento.

En el museo, además de locomotoras, tornos y coches existen también fotografías antiguas de 1950, que reflejan la historia ferroviaria de Oruro, está abierto al público de lunes a domingo incluyendo feriados.

Todo el material exhibido era de propiedad de Simón Iturri Patiño, que realizaba alguna labor en la primera maestranza que ahora se convirtió en el museo ferroviario de Machacamarca.

En la actualidad, los visitantes son atendidos por Isabel Mamani de Medina, pobladora el lugar, hija de un ex maquinista que durante todo el día espera a la ciudadanía en general.

domingo, 8 de mayo de 2011

Está en estudio el Teleférico para que complemente el La Paz Bus

El coordinador del Programa de Movilidad y Transporte Público del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP), René Chávez, informó que la implementación del Teleférico La Paz-El Alto se encuentra en etapa de análisis con la finalidad de que complemente el denominado proyecto La Paz Bus, que se encuentra en la fase de diseño final.

La autoridad reveló a Cambio que este proyecto está siendo retomado con el objetivo de ver si el teleférico entre ambas ciudades servirá como alimentador del que será el sistema troncoalimentado que se implementará en La Paz hasta el año 2014.

“De igual manera que la iniciativa del Tren Elevado —que era de carácter privado—, el proyecto de Teleférico se cayó porque los inversores se retiraron debido a los problemas que afrontó la ciudad de La Paz el año 2003”, recordó el funcionario edil.

En ese marco, Chávez señaló que el proyecto La Paz Bus se encuentra en la etapa de diseño final, trabajo que comenzó este año y que tiene un plazo de entre 12 y 18 meses para que se concluya y se puedan absolver las interrogantes que todavía quedan.

“Este proyecto viene del año 2003, cuando se hicieron los primeros estudios de prefactibilidad. Por un tiempo fue abandonado debido a las circunstancias sociales y económicas, pero ahora se lo ha recuperado y se lo plantea como un sistema de transporte masivo”, agregó.

Chávez aseguró que una vez que se concluyan los estudios a diseño final, que están en actual proceso, se prevé que el proyecto esté plenamente implementado y entre en funcionamiento el año 2014.

“El proyecto consiste en segregar carriles exclusivos de las vías para el tránsito de buses de gran capacidad, porque la eficiencia del transporte se refleja cuando trasladamos la mayor cantidad de personas en menor cantidad de buses”, justificó.

La autoridad dijo que el proyecto se realiza con la participación de los de transportistas.

“Los buses de gran capacidad irán por el eje y ahí se establecen varias rutas. Sin embargo, todavía no tenemos establecida la cantidad de rutas, pueden ser cinco o seis, es decir que todas tienen un origen y un destino para luego retornar desde ahí”, explicó.

Chávez añadió que el concepto central es que el sistema será alimentado desde los extremos de la urbe, es decir, las laderas alejadas, de donde partirán los buses de menor capacidad, que en una primera fase pueden ser los actuales micros y minibuses.

“De acuerdo con los estudios realizados el año 2004, se necesita un aproximado de 150 buses articulados de gran capacidad, de 160 pasajeros cada uno, aunque estos aspectos puntuales se encuentran en la fase de revisión en el diseño final, para hacer los ajustes que correspondan”, dijo.

Chávez explicó que el proyecto tenía previsto inicialmente hacer una ruta desde Cota Cota hasta El Alto. Incluso se tenían programados tres ejes en esa urbe, tomando en cuenta que el transporte es un asunto metropolitano y que ambas ciudades no pueden subsistir la una sin la otra.

“Pero como hay nuevos gobiernos municipales — se negociaba con el anterior Alcalde—, por el momento se está pensando que la ruta inicial será sólo en la ciudad de La Paz, entre Cota Cota y la ex Estación Central de Ferrocarriles, pero se preverá la vinculación hacia El Alto”, adelantó.


Hay otra iniciativa de transporte

Al proyecto La Paz Bus de la Alcaldía paceña se sumó la iniciativa de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), cuyo titular, Jaime Vera, presentó hace poco el denominado Transporte Libre Vecinal (TLV), que estaba en estudio para su puesta en funcionamiento en esta urbe.

El dirigente dijo en el mes de abril que se estaban iniciando gestiones en la Alcaldía para se autoricen las rutas de circulación, aunque desde esa fecha no se ha tenido una información actualizada respecto de los avances que se lograron.

Según una publicación del periódico Cambio, los dirigentes vecinales ya habían definido algunas rutas alternativas junto con los mismos transportistas, quienes ofrecían cobrar un monto de 1,50 bolivianos por el transporte de pasajeros de parada a parada.

Una de las características del TLV era que los vehículos en su totalidad eran taxis, a los que se identificará con banderines y luminarias.