VIAS, FERROCARRILES y TELEFERICOS

miércoles, 29 de febrero de 2012

Argentina interviene el tren urbano

El Gobierno de Argentina anunció ayer la intervención de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) de forma temporal mientras se resuelve el proceso judicial que investiga el accidente del tren Sarmiento, que el miércoles pasado causó 51 muertos y más de 700 heridos. La medida administrativa alcanza a las líneas General Mitre y Sarmiento con el fin de garantizar la seguridad de los usuarios, según el decreto de la intervención. BBC Mundo.

domingo, 26 de febrero de 2012

Maquinista dice que el freno del tren estrellado no funcionó

El maquinista del tren estrellado el miércoles en la capital argentina con saldo de 51 muertos y 703 heridos declaró ante la justicia que los frenos del convoy fallaron, informó una fuente judicial que confirmó su liberación la noche del viernes.
Marcos Córdoba, de 28 años, sostuvo que accionó dos veces el freno y no funcionó y aseguró que dio aviso a sus superiores de que el sistema estaba fallando, pero que recibió la orden de continuar el viaje.
"En cada estación le avisaba por la radio al controlador de tráfico que tenía problemas en los frenos. Del otro lado me respondían 'seguí, seguí, seguí'", aseguró a la justicia.
Tras declarar el maquinista quedó libre "porque no hay peligro de fuga y no hay posibilidades de que entorpezca la investigación", dijo la fuente.
Las grabaciones de los diálogos entre el maquinista y el controlador fueron entregadas a la justicia. /AFP

El choque de un tren en Argentina desata la ira

El periodista y escritor argentino Martín Caparrós resumió la ira de millones de argentinos que quedaron consternados frente a la tragedia del tren en el populoso barrio de Once que causó 51 muertos y más de 700 heridos. Las bolivianas Nayda Lezano y Micaela Cabrera también perecieron en el siniestro.
“¿Accidente? No fue un accidente. Los muertos y heridos son el efecto esperado de una larga sucesión de causas perdidas”, advierte el periodista frente a la corrupción que permitió que un grupo de empresas privadas administren un sistema ferroviario que se cae a pedazos en un país que supo tener la red de trenes más grande de América Latina y uno de los más extensos del mundo.
Vías que datan de 1979, la señalización de 1920 y vagones de los años 60 del siglo pasado resumen el abandono y la desidia.
En los años 90, el expresidente Carlos Menen privatizó todo el sistema de trenes y cerró cientos de estaciones en todo el territorio argentino. Dejó el negocio multimillonario en manos de grupos privados que reciben millones de dólares en subsidios estatales y no invierten lo sufiente.
No solo se rompió brutalmente un tren, también los sueños de cientos de familias que, ahora, reclaman por justicia para dar con los responsables de semejante choque mortal.

Siete días en el mundo

Grecia
Atenas recibe más ayuda
El martes 21, la Eurozona desbloqueó un gigantesco rescate para Grecia, que incluye una inédita condonación de más de la mitad de la deuda en manos de acreedores privados, a cambio del envío a Atenas de una ‘misión de vigilancia permanente’ de las cuentas griegas.
Grecia está tras un nuevo desembolso por más de 130.000 millones de euros, para lo cual deberá realizar un brutal ajuste financiero.
Los sindicatos pusieron en marcha movilizaciones y medidas de protesta.

Siria
Matan a dos periodistas
El bombardeo diario al que somete el régimen sirio al barrio de Baba Amro, en la ciudad central de Homs, se cobró el miércoles 22 la vida de la periodista estadounidense Marie Colvin y del fotógrafo francés Rémi Ochlik.
Colvin, que trabajaba para el periódico Sunday Times, y Ochlik, de la revista Paris Match, se encontraban en un edificio de Baba Amro utilizado como centro de prensa que fue alcanzado por los bombardeos, según informaron activistas sirios a EFE.

Otros países

Alemania
Merkel busca otro presidente
Acorralado por un sonado caso de corrupción, el presidente de Alemania, Christian Wulff, renunció el viernes 17 a su cargo, lo que obliga a la canciller Angela Merkel a buscar a otro postulante. El escándalo golpea a su Gobierno, pese al perfil de lucha contra la corrupción que había presentado.

España
Valencia protesta contra el ajuste
El miércoles 22, miles de españoles salieron a las calles de Valencia para protestar contra la violencia policial que, días antes, había reprimido las movilizaciones contra el ajuste impuesto por el Gobierno del conservador Mariano Rajoy. Los recortes afectan al sistema educativo español.

Irak
Al Qaeda vuelve a la carga
El jueves 23, una ola de atentados terroristas sacudió a Irak, país que se sume en una profunda crisis política interna tras la salida de las tropas de Estados Unidos. Más de 40 personas fallecieron por los ataques en diferentes distritos iraquíes. La red Al Qaeda se atribuyó los atentados.

Francia
Strauss-Kahn queda libre
El miércoles 22, el exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn quedó en libertad tras permanecer detenido durante dos días por su presunta participación en una red de proxenetismo, aunque todavía deberá comparecer ante un juez por el caso.
Strauss-Kahn, de 62 años, salió de la Gendarmería de Lille, al norte de Francia en su propio vehículo. El exdirectivo estuvo involucrado en un sonado escándalo que lo dejó fuera del cargo en mayo de 2011.

Ecuador
El Universo, en la picota
El martes 21, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aceptó la petición de los abogados del periódico El Universo de Ecuador y pidió al Gobierno de Rafael Correa de forma cautelar la suspensión inmediata de la sentencia que condena al diario a pagar $us 40 millones de indemnización al mandatario y tres años de cárcel para sus principales directivos y su exdirector de Opinión, Emilio Palacio.
Correa adelantó que piensa revocar la sentencia condenatoria contra el matutino.

viernes, 24 de febrero de 2012

Encuentran sin vida al último desaparecido del trágico accidente de tren en Argentina

La agonía termina. Luego de dos días sin rastros de Lucas Menghini Rey, un joven de 20 años, desaparecido tras el accidente del miércoles pasado en la estación de Once , fue hallado sin vida entre el tercer y cuarto vagón del tren.

Durante 57 horas, su cuerpo estuvo adentro de uno de los vagones de la formación que se estrelló contra el andén las 8.32 de la mañana. Así lo confirmaron a Télam fuentes de la investigación. "El cuerpo estaba en el fuelle que separa el tercer y cuarto vagón", indicaron a la agencia de noticias.

En tanto, entre empujones y a los gritos, un tío de Lucas se paró en lo alto y les dijo a las personas que coparon el hall de la estación de Once. "Yo soy el tío, por favor, no está confirmado lo que la televisión dice. Por favor, si nos quieren ayudar levanten la foto y hagan silencio", dijo.

Una búsqueda desesperada

"No vamos a descansar hasta que Lucas no aparezca. Nadie desaparece. Les pido a todos que no paren de buscar a Lucas", era el pedido de María Luján, madre de Lucas, quien viajó en el tren que chocó el miércoles en Once y está desaparecido desde entonces.

"Hablé con alguien que vio a Lucas vivo, muy shockeado, ensangrentado, con un cuello ortopédico, en una camilla. Puede ser que Lucas no esté pudiendo decir su nombre", explicó.

Lucas Menghini Rey había ascendido en la estación de Padua al tren 3772 que el miércoles pasado a las 8.33 se estrelló contra el paragolpes de contención del andén 2 de la estación de Once, lo que dejó un saldo de 51 muertos y 703 heridos.

El tren era desvencijado, viejo, con fallas técnicas y sin puertas

Un día después del accidente del tren que causó 50 muertos y más de 700 heridos en una estación céntrica en Buenos Aires, aumenta la indignación en Argentina por las condiciones de la red ferroviaria del país y la falta de control del Gobierno sobre las empresas concesionarias del transporte. A esto se suma, que el convoy había estado dos meses parado por problemas técnicos, según dirigentes sindicales.

La justicia investiga las circunstancias del siniestro y las posibles causas, mientras aumenta la polémica sobre la necesidad de depurar responsabilidades para evitar que la tragedia se repita en el futuro.

El tren, que había estado dos meses parado por problemas técnicos, tenía entre 40 y 50 años de antigüedad, transportaba 1.500 pasajeros y, como es habitual en la red de cercanías de Buenos Aires, hacía su recorrido con varias puertas abiertas, según testigos.

Unas condiciones familiares para los usuarios del ferrocarril argentino, acostumbrados a trenes desvencijados, sin puertas o sin ventanillas, sucios, viejos y, con frecuencia, con deficiencias técnicas.

No siempre fue así. Argentina llegó a tener una de las mejores redes ferroviarias latinoamericanas.

Madre: "¡Lucas bajó del tren vivo, les suplico nos ayuden a buscarlo!"

Una madre removía este viernes cielo y tierra en su peregrinaje por hospitales, morgues y cementerios para encontrar a su hijo, un pasajero desaparecido que no figura en las listas de los 50 muertos y 703 heridos de una de las mayores catástrofes ferroviarias en Argentina.

"¡Les suplico nos ayuden a buscarlo! Lucas (Menghini Rey, 20 años) bajó del tren vivo, lastimado, ensangrentado, shockeado, en una camilla y con un cuello ortopédico. Hablé con alguien que lo vio", relató a radio 10 con la voz quebrada por la angustia su madre, María Luján Rey.

Menghini Rey abordó el miércoles pasado el convoy colmado con 2.000 pasajeros de la línea privada Sarmiento que al llegar a la terminal del céntrico barrio comercial de Once en Buenos Aires, procedente de la periferia oeste, se estrelló contra el paragolpe de un andén.

Decenas de amigos de Menghini Rey, trabajador de un centro de consultas telefónicas y músico aficionado de rock, batieron palmas y levantaron cartelones con la leyenda "Buscamos a Lucas" al reunirse el jueves en la sala central de la estación de Once.

Los casos de otras 10 personas que figuraban desaparecidas se resolvieron al ser identificados sus cadáveres por la Justicia, que también avanzó en la investigación del accidente pero bajo secreto de sumario.

"Es todo falso", dijo una alta fuente judicial a la AFP este viernes al ser consultada por una versión de prensa según la cual el maquinista de la formación, Marcos Córdoba (28 años), sobreviviente y aún hospitalizado en terapia intensiva, había sido acusado por los hechos.

La fuente dijo que "ninguna persona" ha sido imputada y la única novedad judicial por la catástrofe que conmocionó a la sociedad argentina fue el pedido del fiscal Federico Delgado para que el juez Claudio Bonadío investigue los subsidios que recibía la empresa concesionaria TBA.

"Realizamos un informe en 2008 sobre deficiencias del ferrocarril Sarmiento. La situación era desastrosa y pésimo el sistema de frenos. Nada cambió desde entonces", declaró el jueves Leandro Despouy, titular de la Auditoría General de la Nación (AGN), cargo público de control reservado a la oposición.

En coincidencia, la Asociación del Personal de los Organismos de Control (APOC) acusó este viernes al gobierno en un comunicado de "no haber actuado ante los resultados de auditorías que mostraban el deficitario y criminal estado de conservación" de la línea Sarmiento.

El gobierno, que anunció su intención de presentarse como querellante en la causa, dispuso este viernes organizar una búsqueda de Menghini Rey, incluso en sanatorios privados donde podría estar internado sin identificación.

"Entiendo que Lucas estaba alterado por el choque. Calculo que lo deben haber sedado y por eso es probable que no pueda estar diciendo su nombre", dijo la madre a la radio 10.

Una de las amigas del joven, Priscila, dijo a la televisión que "es posible que esté deambulando en estado de shock", y la hermana del desaparecido, Lara Rey, afirmó su convencimiento de que "está vivo".

"Hay mucha gente que dice haberlo visto con vida", dijo Lara Rey.

El accidente de Once fue el tercero más grave de la historia ferroviaria del país sudamericano después del ocurrido en la localidad de Benavídez (periferia norte), con 236 muertos en 1970, y del que se registró en la provincia de Santa Fe (centro-este) con 55 muertos, en 1978.

Argentinos condenan calidad de los trenes

La polémica sobre la calidad del servicio ferroviario comenzó a arder en una Argentina conmocionada por el choque de un tren con el saldo de 50 muertos y 703 heridos, mientras los familiares buscan con desesperación en los hospitales a los pasajeros desaparecidos en el siniestro.

“Realizamos un informe en 2008 sobre deficiencias del ferrocarril Sarmiento. La situación era desastrosa y pésimo el sistema de frenos”, dijo a radio Mitre Leandro Despouy, titular de la Auditoría General de la Nación (AGN), cargo público de control reservado a la oposición.

La autoridad del Estado no actuó ni aplicó sanciones graves a pesar de otros accidentes dijo Despouy. En tanto, el Gobierno anunció que “el Estado se presentará como querellante” en una acción judicial contra la empresa de transporte ferroviario.

jueves, 23 de febrero de 2012

¿Por qué no paró el tren en Once?

Alguno de los funcionarios del Gobierno argentino tenía que pronunciarse sobre la catástrofe ferroviaria que ha conmocionado al país, y la ingrata tarea recayó sobre Pablo Schiavi. En un encuentro con la prensa, el ministro de Transporte indicó que en las próximas horas, los expertos revisarán la "caja negra" del tren accidentado para determinar si el conductor informó de alguna avería a la central de mando del Ferrocarril Sarmiento. "Hay suficiente material de investigación como para esclarecer en pocos días, cuáles fueron las causas de la tragedia. A primera vista parece que hubo un fallo mecánico pero no se descarta un error humano", declaró el ministro.

A la misma hora en que Schiavi hablaba a la prensa, un centenar de personas se había concentrado fuera y dentro de la estación, para protestar por el mal estado de los trenes en Argentina. "En vez de gastar plata (dinero) en subsidios para los que no trabajan, que inviertan en los que ponen el hombro y la vida", expresó uno de los manifestantes, aludiendo a los planes de desempleo que impulsa Cristina Kirchner.

Habían transcurrido once horas desde que se produjo el tercer accidente ferroviario más grave en la historia del país, y la presidenta aún mantenía silencio. "Es extraño que una gobernante que dice representar a los más humildes, no haya visitado los hospitales y ni siquiera haya dicho una palabra de aliento. Su silencio tendrá un coste político", ha afirmado Juan Fuentealba, columnista del diario ´El Tribuno´.

Pablo Schiavi, quien tuvo que poner la cara, reconoció que el tren llevaba un exceso de pasajeros, lo que en parte explica el elevado número de víctimas que dejó el siniestro. "A la hora de salida del tren (cerca de las 8 de la mañana) son muchos los que viajan a sus trabajos a la capital. Se calcula que iban más de 1.500 personas, lo que excede la capacidad del convoy", dijo el funcionario.

Venía frenando

En base a los testimonios de los viajeros, Schiavi determinó que en las etapas del recorrido no se registró nada inusual y que si hubo un desperfecto en los frenos, éste habría ocurrido dos o tres paradas antes del destino final: la estación de Once.

"A mil metros de donde ocurrió el accidente, el tren pasó de 47 a 39 kilómetros por hora, con lo cual venía frenando. A 300 metros de los parachoques ya estaba a 27 kilómetros por hora y entra a la punta del andén a 26 kilómetros por hora. A 40 metros de los parachoques estaba a 20 kilómetros por hora", ha precisado Schiavi. Sin embargo, la "incógnita" para el ministro está en el hecho de que el "tren paró 14 veces y la última vez no paró".

El ministro explicó que la mayoría de los pasajeros viajaban en los primeros vagones. "La gente tiene prisa por llegar a la salida de la estación para tomar el colectivo (bus) o ir caminando a sus lugares de trabajo. Ese fue otro de los factores que explican las dimensiones de la tragedia. Si el accidente hubiera ocurrido durante el feriado (que concluyó el martes) no hablaríamos de decenas de muertos y centenares de herido", manifestó Schiavi.

En cuanto al conductor, el ministro informó de que la ficha de Antonio Córdoba, de 39 años, no registra observaciones por exceso de velocidad. Córdoba fue rescatado de la cabina, media horas después del accidente y se encuentra en terapia intensiva.



Un tren se descarrila en Buenos Aires

El hecho es el tercer accidente más grave en la historia de los trenes argentinos.

Al menos 48 personas mayores y una menor de edad murieron ayer por la mañana y unas 600 resultaron heridas cuando un tren, que transportaba entre 800 a 1.000 pasajeros, se descarriló en una de las tres estaciones ferroviarias más concurridas de Buenos Aires, según información de Defensa Civil. Aparentemente, el ferrocarril se quedó sin frenos y embistió el parachoque de la estación terminal de Once.

Las autoridades esperan el testimonio del maquinista, quien resultó herido, para aclarar las circunstancias del accidente.

“Son 48 mayores y un menor”, afirmó el vocero de la Federal, Fernando Sostre. Minutos antes, el director de Defensa Civil del Gobierno porteño, Daniel Russo, había elevado el número de heridos a 600, 50 de los cuales están graves. La investigación del hecho quedó al cargo del juez federal Claudio Bonadío y del fiscal Federico Delgado. Es el tercer accidente ferroviario más grave en la historia de la ciudad de Buenos Aires.

La empresa de Transporte de Buenos Aires (TBA), responsable del servicio, hizo público un comunicado en el que afirma que el accidente “se produjo por motivos no establecidos y se están realizando tareas de investigación”.

Dirigentes del sindicato ferroviario se apresuraron a denunciar que el convoy accidentado es un Toshiba de 40 a 50 años de antigüedad, además del deterioro del sistema de trenes argentino por falta de inversiones y mantenimiento.

Las causas. Los testigos relataron que el accidente ocurrió cuando el convoy ferroviario, de la línea Sarmiento, que iba repleto de pasajeros, no pudo frenar al llegar a la estación Once e impactó contra el sistema de amortiguación del andén.

Decenas de ambulancias y bomberos trabajaron en el lugar para socorrer a las personas que quedaron atrapadas, en especial en los tres primeros vagones, según el portal clarin.com.ar.

El maquinista fue rescatado de la locomotora después de media hora de trabajo de los socorristas, según las imágenes de la televisión.

Los heridos, en su mayoría con contusiones, fracturas, problemas respiratorios y cortes, fueron rescatados por bomberos y policías y trasladados, en ambulancias y helicópteros, a distintos hospitales.

El hecho. Las impactantes imágenes del accidente, captadas por la cámara de la estación de Once, muestran cómo después del choque el segundo vagón se empotró literalmente en el primero y aprisionó a decenas de personas. Más de un centenar de ambulancias y dos helicópteros participaron en las tareas de rescate para evacuar a los heridos a distintos hospitales de la ciudad. Los equipos de rescate trabajaron durante más de cuatro horas en la estación y tuvieron que cortar los techos de los vagones para evacuar a las víctimas.

El accidente de la línea sarmiento se convirtió en el tercero más grave en la historia de los trenes argentinos. El peor accidente de trenes en el área metropolitana ocurrió el 1 de febrero de 1970, en el partido de Tigre, en el que murieron 200 personas y 500 resultaron heridas por el choque de un tren que venía de Tucumán con otro que iba de Zárate a Retiro y se había detenido por desperfectos técnicos. El segundo sucedió en 1978 en Santa Fe, donde 55 personas murieron y 56 resultaron heridas cuando un tren que iba de Tucumán a Buenos Aires embistió a un camión. Ayer, un tren del Sarmiento no frenó y embistió el andén 2 de la terminal del barrio porteño de Once. Oficialmente, el choque dejó 49 muertos y más de 600 heridos.

Los heridos se desparramaron por el hall del andén y pedían ayuda sin poder moverse. Las ambulancias no daban abasto para trasladarlos. Decenas de vehículos del SAME (bomberos) llegaron al lugar para auxiliar a las víctimas.

EL GERENTE GENERAL deL SANATORIO SAGRADO CORAZÓN, Daniel Caso, informó a la red Erbol que se recibió en este centro de Buenos Aires a dos personas de nacionalidad boliviana que resultaron heridas en el accidente de trenes. “No tengo la lista de fallecidos, porque eso lo maneja únicamente el Gobierno (de Argentina). Sólo podemos decir que entre los 30 pacientes derivados que recibimos hay dos personas de nacionalidad boliviana”.




El "ferrocidio" argentino

El proyecto de "tren bala" abortó temprano, a golpes de la crisis financiera mundial. Mientras, los trabajadores porteños siguen viajando a sus tareas apretados como sardinas enlatadas, en trenes viejos con más de medio siglo de uso. Sin embargo, el Gobierno de la presidenta peronista Cristina Fernández, viuda de Kirchner, no se priva de montar propaganda política sobre esos convoyes.

Los mismos trenes de la línea Sarmiento que sufren accidentes por encontrarse ya obsoletos -este miércoles causaron una tragedia con al menos 50 muertos y 676 heridos- lucen a los costados gigantografías proselitistas. Son fotos del fallecido presidente peronista Néstor Kirchner (2003-2007) y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, abrazados. Al lado se lee ´Sudamérica Unida´, escrito prolijamente.

Ese ´graffiti´ de propaganda política también puede verse en los trenes de doble piso ´V4´ de la misma línea, cuatro convoyes en total, que aún siendo los más modernos, paradójicamente, la empresa no los pone a rodar en las horas punta.

Muchos usuarios optan por la ironía y han bautizado a esta línea ferroviaria como "el Expreso pingüino-bolivariano", mofándose de la lentitud del servicio y en referencia a los apodos respectivos de Kirchner y el presidente venezolano. En los últimos 12 meses, siete accidentes sobre las vías y pasos de vehículos han dejado 72 muertos y 700 heridos.

Esta decadencia de la red de ferrocarriles argentinos choca de bruces con su pasado. El 29 de agosto de 1857 se puso en marcha en Buenos Aires el primer tren de Latinoamérica. Su locomotora a vapor tuvo por nombre ´La Porteña´. Unía 10 kilómetros del centro de Buenos Aires al barrio Flores. Al evento asistieron 60.000 vecinos.

Argentina es seis veces más extensa que España y en el siglo XIX estaba prácticamente despoblada, por lo que requería imperiosamente de un sistema de transportes que vertebrara la Nación y llevara a la gente y a las mercancías, sobre todo en la llanura de la Pampa, núcleo productivo del país.

Así pues, una red ferroviaria en forma de pulpo se fue extendiendo con sus tentáculos en las ricas provincias agropecuarias y la cabecera en Buenos Aires, puerto de embarque de carnes, granos y cueros hacia Gran Bretaña, que en el siglo XIX y hasta 1930 actuaba como una metrópoli comercial.

Los Ferrocarriles del Estado crecieron a toda máquina y llegaron a contar en los años 40 hasta con 47.000 kilómetros de vías por todo el país, una de las mayores redes del mundo. Cubrían una superficie equivalente a Europa occidental, dando vida a 2.085 ciudades y pueblos, desde la helada Patagonia austral hasta las templadas cataratas subtropicales de Iguazú. Y permitían trabajar a 220.000 ingenieros y técnicos.

Pero tras la ola neoliberal de los años 90, con privatizaciones de empresas públicas durante el gobierno del peronista Carlos Menem (1989-1999), las vías operables se redujeron siete veces, a 7.000 kilómetros, dejando 870 pueblos fantasmas y 135.000 empleados ferroviarios en la calle. Muchos ciudadanos llaman a esa sangría "el ferrocidio" argentino.

El tren entró a la estación a 20 km/hora

El tren "entró a la estación a una velocidad de 20 kilómetros por hora y embistió el paragolpe", sin frenar, por causas que se investigan, describió el accidente el secretario de Transporte del gobierno federal, Juan Pablo Schiavi.

La línea Sarmiento opera con intensidad en una distancia de hasta 70 kilómetros y transporta a diario a cerca de medio millón de personas. Más de 20 ambulancias del servicio de emergencias metropolitanas fueron incorporadas a los rescates y los heridos más graves eran trasladados en un helicóptero de la policía que aterrizó en la plaza Once, frente a la estación.

'Mucha gente desmayada y herida'

Sentimos el golpe y toda la gente quedó una arriba de la otra, el tren estaba muy cargado", contó un pasajero tras el accidente ferroviario y señaló que dentro de la formación aún "hay mucha gente herida, desmayada y golpeada".

El hombre estaba aliviado porque según contó "yo siempre vengo en el primer vagón, pero justo esta vez me puse en el medio y ahí no fue tanto" el impacto del tren contra los frenos de la estación terminal Once, en pleno centro de Buenos Aires.

"Los primeros tres vagones quedaron uno arriba de otro. Estoy un poco nerviosa, hay gente atrapada, las puertas no se abrían y tuvimos que salir por las ventanas", explicó Paula, otra pasajera, a la televisión argentina.

Condolencias de la Embajada boliviana. "La Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia en la República Argentina, a tiempo de lamentar el accidente ferroviario informa que funcionarios de esa Embajada y del Consulado General de Bolivia en Buenos Aires "vienen realizando trabajos de búsqueda e identificación para descartar o confirmar la existencia de compatriotas bolivianos entre las víctimas fatales".

Por otra parte, informó que entre los desaparecidos figura Nayda Tatiana Lezano Alandia, funcionaria del Consulado General de Bolivia.

"Esta Embajada proporcionará la información sobre las personas desaparecidas en cuanto se cuente con la información oficial y fidedigna correspondiente", remarca el comunicado.

Otros testimonios. "Nos estábamos preparando para bajar porque el tren estaba disminuyendo la velocidad, y sentimos que frenó de golpe y el segundo vagón era como si se plegara sobre el primero. La gente se me venía encima, estaba aprisionado", explicó el pasajero, quien se identificó solo como Marcelo.

"Gracias a Dios la puedo contar", agregó este pasajero del primero de los ocho vagones que componían el convoy accidentado.

"Venía parada y se cayeron todos, todo el mundo estaba desesperado, todos querían salir pero no se podía. Fue como un terremoto", relató otra de las viajeras.

"Sentí un golpe muy fuerte y me sentí volando. Caí sobre mucha gente y de repente un muchacho me ayudó a salir”, relató David Molina, de 24 años, un vendedor.

La boliviana que murió en choque de tren en Argentina estaba embarazada

La boliviana Nayda Tatiana Lezano Alandia que falleció en el accidente de tren que ocurrió ayer en Buenos Aires, tenía 33 años y un embarazo de seis meses, según confirmaron hoy desde Argentina a radio Erbol.

Oriunda de Sucre, Lezano vivía en Buenos Aires desde hace ocho años. Era abogada y trabajaba en el Consulado boliviano desde hace un año atrás. Deja tres hijos en la orfandad.

Ayer, la embajada de Bolivia en Argentina emitió un comunicado en el que señalaba que no podía conseguir datos sobre posibles víctimas bolivianas del accidente debido a que autoridades de ese país aún no emitían listas oficiales.

En la misma nota señalaba que Nayda Tatiana Lezano Arandia -funcionaria del consulado boliviano en Buenos Aires, de quien no se aclara la nacionalidad- figuraba como desaparecida.

En tanto, tres bolivianos resultaron heridos: Nicolasa Maidana de 54 años y Mireya del Pilar Vedia Ramos de 23 ya fueron dadas de alta, mientras Elbio Condori de 29 años continúa en el hospital de Rivadavia, pero está fuera de peligro, señaló Lilian Camacho desde Buenos Aires a Erbol.

Según la agencia ANSA, más de 10 personas están desaparecidas tras el accidente ferroviario que ayer causó la muerte de otras 50 y heridas a 676 en la ciudad de Buenos Aires, donde los familiares recorren hospitales y morgues en su búsqueda desesperada, a casi 24 horas de la tragedia.

Familiares explicaron a los medios de comunicación locales que en las morgues existe un registro fotográfico de las víctimas, pero que las personas que buscan no figuran en él ni en las listas de hospitales.

Las autoridades locales estiman que algunas personas pueden haber sido derivadas a clínicas privadas o permanecer en estado de shock, sin poder identificarse.

Ayer a las 8:32 hora local (11.32 GMT) un tren de la línea Sarmiento chocó al llegar a la estación de Once, a 2 kilómetros de Plaza de mayo, sin frenos y provocó la tragedia.

Se calcula que más de 100 personas viajaban en cada uno de los ocho vagones de la formación, en una de las horas de mayor afluencia de pasajeros.

El gobierno decretó dos días de luto nacional por la peor tragedia ferroviaria de la historia en la ciudad de Buenos Aires y la presidenta, Cristina Fernández, suspendió los actos públicos.

Crónica del rescate; muertos y fierros retorcidos

Habían pasado tres horas desde que el tren de cercanías se estrelló contra la cabecera del andén de la estación de Once. Los heridos leves habían salido por sí solos y los más graves esperaban la ayuda de los bomberos y del personal de emergencia.

Eran las 11.30. Los gritos y las corridas pidiendo paso no paraban en el hall de la estación. “¡Silencio! ¡Silencio!”, empezaron a gritar de golpe y dentro de los vagones. Los rescatistas tenían la peor tarea: identificar si las víctimas que aún estaban allí seguían con vida. No hubo respuesta.

Antesala del infierno

“Fue el peor momento de la tragedia. La antesala del infierno. Uno a uno, los cuerpos fueron sacados de entre los hierros torcidos en bolsas negras. Primero fue uno solo, en medio del traslado de los heridos del final. Luego, otro. Y uno más. Y otro más. Y otro. Cinco seguidos y la antesala de un número que parecía no terminar”, escribió la periodista María Arce en la edición digital del diario Clarín.

“Las camillas esperaban vacías que apareciera un herido. Pero no. Estaban todos muertos. Seis, siete, ocho, nueve' El personal del SAME (sanitarios) comenzó a dispersarse y fue remplazado por oficiales de Policía que en vez de guantes y estetoscopios llevaban en sus manos más bolsas negras”.

“Diez, once, doce y seguía creciendo el número de fallecidos. Las caras de los empleados del tren se iban desfigurando. Los policías entraban sigilosos al vagón, desplegaban las bolsas con cuidado y envolvían lentamente los cuerpos. Después salían rápido hacia el final del andén, por la parte de atrás de la estación. Casi a hurtadillas. Se iban con el horror a cuestas, tratando de ocultarlo”, describe Arce.

Pero allí no terminó el caos. “¡Rojo, rojo! (herido grave)”, se escuchaba gritar al pie de una de las escalinatas de acceso a la estación a un médico del servicio público de emergencia SAME, encargado de ordenar por colores, de acuerdo a la gravedad de los casos, la salida de heridos.

Los heridos más graves eran llevados en camilla por la calle, cortada al tránsito, hasta uno de los dos helicópteros para trasladarlos a los hospitales, mientras que los valorados con código amarillo, menos graves, partían en alguna de las veintenas de ambulancias que fueron y vinieron toda la mañana.

El desastre desnudó falencias
Según periodistas y analistas de diferentes medios argentinos, la Policía el gobierno local y otras instancias se vieron desbordados por la tragedia.

Para Ricardo Lafauci, “desastres como este ponen de manifiesto la fragilidad de un sistema ferroviario obsoleto, pobre y carente de todo tipo de previsión y mantenimiento adecuado a las necesidades de miles de usuarios al día. Es la demostración de la eterna incapacidad argentina para prevenir”.

Su colega, Valentín Díaz Aroca, definió la tragedia de Once como “un pandemonio que creíamos reservado al cine en 3D y que dejó abierta la interrogante sobre la seguridad vial”.

De acuerdo con el diario Clarín “las autoridades no cuentan con un plan de contingencia adecuado para reaccionar con prontitud en casos como éste”.

El Gobierno de la ciudad habilitó un teléfono de información sobre el paradero de los pasajeros y los medios locales difundieron las listas de los heridos recibidos en hospitales. Pero no fue suficiente.

“Como no había una lista oficial de víctimas, los familiares rompieron el dispositivo de seguridad exigiendo respuestas e información que nadie podía darles”, sostuvo Ernesto Carulla, de Radio Mitre, para quien este accidente “obliga a replantear el estado de los servicios ferroviarios del país, pero sobre todo de la capital”.


Desastres ferroviarios en 10 años
Egipto En 2002, 361 personas murieron en el incendio de un tren en El Cairo.


Mozambique En 2003, un descarrilamiento provocó más de 190 muertos.


Norcorea En 2005, la colisión de dos trenes causó la muerte de 150 personas.


India En 2011, el descarrilamiento de un tren provocó la muerte de 69 pasajeros.

El drama de los vetustos trenes argentinos

Los porteños viajan apiñados como ganado en los trenes de cercanías de la capital argentina, que unen los poblados barrios de los suburbios con el centro de la ciudad. Tan pésimo es el servicio que los pasajeros protestaron incendiando varias veces estaciones y convoyes.

“Pero lo ocurrido durante el último año, bajo el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández supera todo lo conocido hasta el momento. En 12 meses, hubo siete accidentes sobre las vías y pasos de vehículos con al menos 72 muertos y 700 heridos”, escribió el periodista Juan Ignacio Irigaray en el diario español El Mundo.

Por ello, los sindicatos de obreros ferroviarios y las asociaciones de usuarios responsabilizan a la falta de inversión en el sistema de transportes por parte de los sucesivos gobiernos nacionales. El secretario general del sindicato de maquinistas La Fraternidad, Omar Maturano, reveló que el tren eléctrico accidentado ayer era “de origen japonés marca Toshiba, remodelado en 1962 ó 1963. Ya se imaginará usted”.

“Lo venimos denunciando desde hace tiempo sobre la falta de inversión y los trabajadores todos los días tienen que poner los trenes en condiciones para poder salir”, señaló el dirigente ferroviario Omar Maturano.

Para Maturano, el siniestro pudo deberse a “problemas de frenos, que el conductor haya calculado mal, porque el tren con más gente pesa más”. El convoy debía ingresar a la estación a cinco kilómetros por hora pero en este caso, seguramente iba a 26 ó 30 kilómetros por hora.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Video ASI FUE EL CHOQUE en el Tren Sarmiento

Sergio Mirella Vedia y Juan Carlos Bartolo (40) son los dos primeros bolivianos confirmados que resultaron heridos en el accidente ferroviario ocurrido este miércoles en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). Tatiana Lecano está reportada como desaparecida

Ambos compatriotas, que sufren de politraumatismos, son atendidos en el sanatorio Sagrado Corazón de Jesús, ubicado a ocho cuadras de donde sucedió el accidente, según informó a EL DEBER Digital la periodista Lilia Camacho. El dato también fue confirmado por la jefa de prensa del centro asistencial, Alejandra Vera.

Por otra parte, Freddy Ayala, dirigente de la comunidad boliviana, informó que la compatriota Tatiana Lecano, de 33 años, está desaparecida. “Ella es una abogada que está siendo buscada por sus familiares. Esperemos encontrarla pronto”, dijo Ayala al Diario Mayor. Hasta el momento se registran 49 muertos y más de 600 heridos. Se espera un informe oficial de las autoridades bolivianas en las próximas horas sobre la situación de los connacionales afectados.

Un tren choca en la estación Once de Buenos Aires y deja al menos 19 muertos y 550 heridos

Cerca del mediodía comenzaron a retirar cuerpos sin vida de la estación de Once, donde esta mañana descarriló un tren del Ferrocarril Sarmiento cuando llegaba a la estación Once. Según pudieron constatar periodistas de Clarín.com, ya son 19 los muertos retirados por la parte de atrás del andén.

Más temprano, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, había dicho desde la estación que podría haber víctimas fatales.

El convoy impactó en el andén 2 cuando ingresaba a la estación, chocó contra la valla de contención final. Hay más de 550 pasajeros heridos, por lo que el SAME trabaja en el lugar con más de 20 ambulancias.

Los bomberos de la Policía Federal trabajan para sacar gente de los dos primeros vagones. También, efectivos de la Policía Federal se encuentran trabajando en el lugar.

Alberto Crescenti, titular del SAME, afirmó que debido al descarrilamiento en el Sarmiento, trabajarán "entre 10 y 15 ambulancias".

"Un tren que venía de Moreno se quedó sin frenos, descarriló y chocó contra la estación, no contra otro tren", contó Paula, una de las pasajeras, por Radio Mitre.

Otro pasajero, Emanuel, viajaba de Morón a Once para ir a trabajar. Y contó a Clarín.com que se sintió un fuerte impacto y la gente comenzó al caerse unos encima de otros, en medio de gritos de desesperación.

Pasadas las 10.00, habló el secretario de Transporte y dijo: “Puede haber víctimas”.

Juan Pablo Schiavi, dijo desde Once, que el tren impactó contra el paragolpes de la estación a 20 kilómetros por hora. Y que la cifra de heridos alcanza a 340, que son trasladados a todos los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires.

El funcionario nacional lo calificó como "un accidente muy grave" y contó que el tren entraba a 26 kilómetros por hora a la estación y que el impacto contra el paragolpe fue a 20 kilómetros.

También, que un vagón "entró 26 metros dentro de otro" y que la cifra de heridos alcanza a 340 heridos, todos trasladados a los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires.

Las primeras personas heridas fueron trasladadas a los hospitales Ramos Mejía y Durand para ser atendidas.

También el Gobierno porteño desplegó un operativo donde trabajan en el lugar más de 30 ambulancias del SAME con Defensa Civil y 25 móviles de la Policía Metropolitana en conjunto con 5 dotaciones de Bomberos (PFA) y 30 móviles de la Policía Federal.

Desde la Subsecretaría de Emergencias del Gobierno porteño, también trabajan las direcciones de Defensa Civil, Logística y Guardia de Auxilio con otros seis móviles.

Asimismo en el lugar, trabajan un centenar de agentes de la Policía Metropolitana en conjunto con otros 100 agentes de la Policía Federal.

En tanto se cortó el tránsito en las calles perimetrales para el operativo de emergencia.

Accidente de tren deja 340 heridos en Buenos Aires y podría haber muertos

Al menos 340 personas resultaron heridas este miércoles en el accidente de un tren de pasajeros que embistió el paragolpes de la terminal urbana Once de Buenos Aires y que podría haber provocado muertos, informó el secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi.

"Hay 340 politraumatizados. Son contusiones pero hay casos más complejos con traumatismo de tórax. Hay gente viva atrapada en vagones", dijo Schiavi en rueda de prensa en la terminal ferroviaria, y agregó que "puede haber víctimas" fatales, mientras los socorristas aún trabajan en el lugar.

"El tren entró a la estación a una velocidad de 20 kilómetros por hora y embistió el paragolpes", precisó el funcionario de gobierno.

Fuentes policiales dijeron a la prensa que la formación, con unos 2.000 pasajeros a bordo, se quedó sin frenos y embistió el tope donde terminan las vías.

"El accidente es muy grave. Hubo vagones que se encimaron y uno de ellos entró seis metros dentro de otro. Todo está filmado y podrá ser investigado", añadió Schiavi.

jueves, 16 de febrero de 2012

Perú tendrá su primer tren subterráneo

"Es una decisión importante para las ciudades de Lima y Callao, ya que dentro de cinco o diez años, ambas tendrán doce millones de habitantes y necesitamos buscar opciones reales para solucionar el problema del transporte", afirmó Humala.

Estiman que la obra, de unos 30 kilómetros, costará 2 mil millones de dólares. Esperan que empiece a operar en 2017
Para el mandatario, esta construcción aliviará el tráfico de la capital y mejorará la calidad de vida de los pobladores. "Esta obra es importante porque obviamente va durar varios años su construcción, es una obra millonaria, por lo mismo que son más de 30 kilómetros de extensión", manifestó.

Según el presidente, el metro será la continuación del denominado "tren eléctrico", que en la mayoría de tramos se desplaza sobre pilares a varios metros de altura y que recorre unos 22 kilómetros de distancia.

El ministro de Transportes, Carlos Paredes, proyectó que el subterráneo funcionará en máximo seis años. "Hemos calculado que los estudios técnicos tomarán unos dos años y las obras unos tres años, esto significa que (el tren) iniciará sus operaciones en cinco o seis años", expresó Paredes.

El funcionario peruano afirmó que ya existen estudios de demanda e ingeniería básica, pero consideró que "por el monto de inversión y la magnitud de la obra", se requiere de evaluaciones más precisas. Gobierno encargará a la agencia estatal promotora de inversiones Proinversión la ejecución de los estudios para dar en concesión la construcción del metro.

domingo, 12 de febrero de 2012

Construirán ferrocarril en la Amazonía del Perú

Perú planea construir un ferrocarril para unir las ciudades amazónicas de Iquitos y Yurimaguas, el primer transporte de este tipo en la selva, donde se llega sólo por vía aérea o fluvial, anunció el gobierno del departamento de Loreto.

El presidente regional de Loreto, Iván Vásquez, manifestó que “el documento técnico (sobre el proyecto) y su respectivo estudio de impacto ambiental estarán listos en abril de 2013 y luego se iniciará el proceso de concesión”.

Tendrá una extensión de 550 kilómetros de ferrovía y su inversión alcanzará los $us 880 millones. Más de 550 mil personas viven en la zona. El tren reducirá a siete horas el desplazamiento ida y vuelta entre Iquitos y Yurimaguas, en lugar de los cuatro días que demora hoy. Iquitos es el principal puerto fluvial peruano y el más importante del río Amazonas, que pasa por esa ciudad.

viernes, 10 de febrero de 2012

Descartan estatizar los ferrocarriles

El presidente Evo Morales anunció el miércoles la creación de una nueva empresa estatal de ferrocarriles, con el objetivo de conectar Brasil con el océano Pacífico y descartó la nacionalización de las empresas que administran el sistema férreo tras su privatización.

“Me piden que nacionalice la Empresa Nacional de Ferrocarriles del Estado (ENFE), pero para qué vamos a nacionalizar. Tenemos que pensar en habilitar otro ferrocarril. Estamos avanzando con China”, anticipó el mandatario sobre el proyecto que sería millonario. Puso como ejemplo el caso del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB), empresa con altísimas deudas, cuyo monto superaría los 100 millones de dólares, y que prácticamente entró en la quiebra tras su nacionalización. Ante esa situación, el Gobierno habría visto por conveniente crear una nueva empresa aérea Boliviana de Aviación (BoA) que le habría costado solo 20 millones de dólares.

En el caso de Ferroviaria Oriente (EFO) actualmente incluso ensambla sus propios vagones.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Vagón del metro de Santiago se descarrila e impacta contra condominio

Un vagón del metro de Santiago se descarriló este miércoles e impactó contra un condominio destruyendo varios vehículos y juegos infantiles, pero sin causar heridos ni víctimas fatales, según un comunicado de la estatal empresa Metro.

La máquina "estaba siendo testeada en una vía de prueba" y no logró detenerse "impactando en el estacionamiento del edificio", indicó la nota difundida por medios locales.

El accidente ocurrió cuando el vagón del metro de la línea 2 de Santiago se descarriló tras salir de los talleres de la estación Lo Ovalle, cayendo de la línea al estacionamiento de un condiminio que se encontraba a pocos metros.

"Hubo un ruido tremendo y en un momento salí a ver la ventana y se había salido un vagón del tren del Metro. Nosotros tenemos en la parte posterior del edificio los talleres del Metro", dijo Oscar Nieto, residente del condominio a radio Cooperativa.

El vagón cayó sobre varios vehículos y juegos infantiles que se encontraban en el patio del condominio, según imágenes difundidas por medios de televisión locales.

El carro del metro no transportaba pasajeros y no hubo heridos ni víctimas en el accidente, según indicaron testigos.