VIAS, FERROCARRILES y TELEFERICOS

martes, 20 de junio de 2017

Minicruceros en tren de lujo en Japón



El "Twilight Express Mizukaze", el no va más de los trenes de lujo que recorren Japón, echó a andar este sábado con un puñado de viajeros dispuestos a pagar miles de euros por una escapada ferroviaria.

El tren, de la compañía JR West, partió de Osaka con una treintena de pasajeros a bordo, elegidos por sorteo ante la cantidad de demanda. Se dirige hacia el sur y sus paisajes bucólicos. Las parejas más acomodadas han optado por una suite, con unos servicios propios de un hotel de cinco estrellas: camas mullidas y cuartos de baño de mármol, por la friolera de 2,4 millones de yenes (casi 20.000 euros, 22.000 dólares) por una ida y vuelta de tres días.

El "Mizukaze", que significa "viento fresco" en japonés, es de estilo art déco con un diseño a la antigua en homenaje al "Twilight Express", en desuso desde 2015 por su vetustez.

Ayaka Kobayashi, una recién casada de 39 años, y su marido pasan en él la luna de miel. "Estoy encantada de viajar en este tren histórico, quiero saborear este momento especial en un lugar único", declaró a la agencia de prensa Jiji antes de la salida, mientras las personas agolpadas en el andén miraban embelesadas cómo se alejaba por las vías.

Foto: Kyodo

Los japoneses sienten verdadera pasión por los trenes y el país cuenta con una red densa, eficaz y variada. Los equipados con literas casi han desaparecido con la llegada del de alta velocidad, el "Shinkansen", pionero mundial del transporte ferroviario ultrarrápido nacido hace medio siglo.

'Una vez en la vida'

"Todo se ha rediseñado de la nada, lo que ha dado lugar a una nueva generación" de trenes, explica Kageri Kurihara, experto en el tema.

"Las compañías intentan mostrar de lo que son capaces cuando no tienen limitaciones. 'Miren lo que podemos ofrecer', claman, lejos de la imagen de los vagones cama exiguos y tan incómodos".

Al comienzo de mayo, otro tren con nombre poético, el "Shiki-Shima" o "Isla de las cuatro estaciones", partió de Tokio para un largo recorrido que incluía la isla de Hokkaido (norte). Cena preparada por grandes chefs, cóctel para degustar en un piano bar bañado por la luz de una falsa chimenea... Pese al precio (950.000 yenes por persona por un dúplex, o sea 7.600 euros, 8.500 dólares), las plazas están todas reservadas hasta 2018.

Foto: Kyodo

La empresa JR East se ha gastado 10.000 millones de yenes (80,7 millones de euros, 90 millones de dólares). Una inversión con gran repercusión en términos de imagen, aunque con un beneficio limitado por el reducido número de pasajeros.

Otros la han precedido, como Kyushu Railway que propone desde 2013 en la isla de Kyushu (sur) el "Nanatsuboshi" (siete estrellas), un tren de siete vagones y 14 suites artesonadas.

Cada vez más turistas viajan a Japón, que espera acoger a 40 millones en 2020, año de los Juegos Olímpicos de Tokio, subraya Kurihara.

La economía nipona no es tan floreciente como hace unos años, pero muchos japoneses están dispuestos a hacer una escapada a bordo de unas de las versiones locales del mítico Orient Express. Es el sueño de Kurihara: "Si ahorro dinero, me gustaría mucho ir a bordo al menos una vez en la vida".

jueves, 1 de junio de 2017

Tres bancos de China están interesados en financiar el tren bioceánico



Al menos tres bancos de la República Popular de China expresaron interés en financiar el proyecto del Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración (CFBI) que impulsa Bolivia para unir, a través de suelo boliviano, los puertos de Brasil en el Atlántico y de Perú en el Pacífico con miras a los mercados de Asia.

El embajador de China en Bolivia, Wu Yuanshan, informó a La Razón que actualmente se continúa las conversaciones con el Gobierno de Evo Morales para encarar el proyecto que tiene el respaldo de Perú, Paraguay y Uruguay.

El Eximbank, el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) y el Banco de China expresaron su intención de apoyar el proyecto boliviano a través de créditos, precisó el diplomático.

El apoyo de China, según dijo, dependerá mucho de los avances del proyecto ya que consideró que aún no hay estudios finales para su ejecución. La administración de Morales estimó que entre cinco y siete años pueda consolidarse el emprendimiento de integración comercial.

“China siempre está cerca de este proyecto porque tenemos la voluntad, tenemos el financiamiento, la tecnología y el personal técnico para colaborar, entonces, esperamos poder colaborar en esa área”, insistió.

En diciembre de 2016, Yuanshan informó que China está “muy interesada” en la iniciativa boliviana y que “quiere colaborar, apoyar y trabajar” con los países interesados en la conexión férrea bioceánica. Además dijo que su gobierno prevé financiar la obra con hasta $us 40 mil millones.

A fines de marzo, Alemania y Suiza también expresaron interés en el financiamiento. El 3 de mayo el presidente del Banco de Desarrollo de América Latina- CAF, Luis Carranza, expresó la intensión del organismo subregional de financiar el CFIB y anunció la creación de un programa específico.

Bolivia aguarda la respuesta de Brasil para concretar la suscripción de un memorándum de entendimiento con el cual se confirmaría su participación en el megaproyecto que tiene una longitud de 3.755,5 kilómetros, 1.521 kilómetros en Brasil, 1.894 kilómetros en Bolivia, y 340,5 kilómetros en Perú.

El ministro de Obras Públicas, Milton Claros, calculó una inversión aproximada de entre $us 10 millones y 14 mil millones. La obra proyecta conectar el puerto de Santos, en Brasil, con el de Ilo, en Perú. Las reuniones de los países vinculados continúan mediante video conferencia para poder avanzar. (31/05/2017)