VIAS, FERROCARRILES y TELEFERICOS

viernes, 17 de mayo de 2013

Ya está fabricado el 90% de las piezas de una línea del teleférico

“Bolivien” es una palabra muy común en las etiquetas de muchas piezas que se fabrican en la empresa de teleféricos Doppelmayr en Austria y que en tres semanas serán despachadas a La Paz para que formen parte del nuevo sistema de transporte que conectará a la sede de Gobierno con El Alto.

La empresa concluyó la construcción del 90% de las piezas que formarán la línea Roja que tendrá tres estaciones ubicadas en la avenida 16 de Julio de El Alto, en predios de YPFB próximos al Cementerio General y a la ex Estación Central.

“Ya tenemos el 90% de las piezas listas para la línea Roja del teleférico, 60% de la línea Amarilla y 50% de la Verde”, afirmó el gerente general de Doppelmayr Bolivia, Javier Tellería, quien añadió que las piezas llegarán a finales de julio al país, aproximadamente.

Una delegación boliviana formada por miembros de la empresa, funcionarios del Ministerio de Obras Públicas, el consorcio Amaru (firma especialista de instalación de transporte por cable) y periodistas de diferentes medios de comunicación visitó Austria para conocer las instalaciones de la empresa y el trabajo que realizan para construir el teleférico. Página Siete formó parte del grupo.

“Hemos visto cabinas, motores y somos testigos de un gran avance en la construcción del teleférico y en la empresa Doppelmayr hemos podido ver el equipo de montaje listo para ir a instalar a La Paz. En la línea Roja prácticamente no falta nada”, afirmó César Dockweiler, coordinador de la Unidad de Transporte por Cable, dependiente del Ministerio de Obras Públicas.

Si bien se prevé que las piezas sean despachadas en unas tres semanas, llegarían a La Paz a fines de julio.

Rubén Alcober, gerente de Electromecánica de Doppelmayr Bolivia, afirmó que primero se llevarán las partes en camiones al puerto de Bremen, Alemania.

Luego se cargarán las piezas en barco, cruzarán el canal de Panamá y desembarcarán en el puerto de Arica para que después sean trasladadas a zona franca de Patacamaya. Alcober calculó que las piezas llegarán a este último lugar a finales de julio.

Entre las partes que serán enviadas hay algunas de las 19 torres que forman parte de la línea, motor de las estaciones, balancines y rodamientos, que van sobre la torre que permite el deslizamiento del cable donde cuelgan las cabinas de teleférico.

Éste será uno de muchos envíos que realizará la empresa de forma paulatina.

“El total de envío para construir las tres líneas de teleférico será cerca de 350 contenedores de 12 metros y medio cada uno. El peso sobrepasará las 3.000 toneladas de carga”, dijo. Lo que no se enviará aún serán las cabinas y el sistema eléctrico.

Visita a las instalaciones

Ayer, Doppelmayr organizó un tour por sus instalaciones y mostró los avances con el teleférico que operará en Bolivia.

Los visitantes realizaron el recorrido en un bus y hubo varias paradas. La primera fue en la ciudad de Bludenz. Ahí, la empresa Gassner -perteneciente a Doppelmayr- fabricó las 19 torres de la línea Roja.

“Todas las torres de la línea Roja son cilindros, excepto tres que tienen forma de ‘Y’. Esto ayuda a que un solo espacio sea afectado y no dos”, explicó Tellería, quien añadió que la torre más alta mide 45 metros y estará en la avenida Apumalla.

En Wolfurt, otra ciudad de Austria, a unos minutos de Bludenz, se visitó la fábrica de trenes de rodillos que permite que las cabinas frenen o aceleren una vez que llegan a las estaciones.

En dicha ciudad, Doppelmayr enseñó uno de los motores eléctricos que hará funcionar el teleférico y un motor de diésel, en caso de que el primero falle. El peso del motor eléctrico es de alrededor de una tonelada y media.

Por último, la firma mostró una cabina similar a la que tendrá el teleférico. Tiene una capacidad para diez pasajeros y mide dos metros de alto por 2,40 metros de ancho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario